Archivos para Ocio

Ahora que la nieve se va de las montañas conviene acordarse de ella

Aunque no practico el esquí, la montaña y la nieve son cosas que me encantan. Todos los años intento acercarme a “probar” la nieve y poder jugar con la familia. Ya sea corriendo, andando o con raquetas (gracias al regalo navideño) siempre es posible subir al monte y disfrutar de ella. Aimar con sus 8 años está encantando de poder subir, aunque no siempre es sencillo ya que el acceso a las cumbres nevadas para poder disfrutar de la misma no es sencillo.

Lunada es la estación de esquí de montaña más cercana a (Bilbao) dónde vivimos. Aunque se encuentre en la provincia de Burgos, en apenas una hora puedes disfrutar de la nieve y unos servicios básicos como estación invernal.

Vistas desde lo alto de la estación

El Bar-restaurante y el alquiler de equipo es más que correcto. Personal muy amable y unos precios que permiten disfrutar tanto de la nieve como del esquí para los que no tengan muchas pretensiones ni quieran desembolsar un forfait “de lujo”. No conozco mucho el mundo del esquí pero sus 4 remontes y sus 8 Kilometros esquiables se quedan justos para el que quiera darle “bien” al esquí o al snowboard, pero se convierte en un entorno muy recomendable para aprender a esquiar. Al estar en una altura bastante baja sobre el nivel del mar el problema es que la nieve que cae se va muy rápido también, por lo que no son muchos los fines de semana al año que se pueden aprovechar en la estación.

Cafetería y zona de descanso y alquiler de material

En mi caso esta temporada la he visitado en dos ocasiones, una para una buena “tirada” en raquetas con mis amigos del Trail Team Bizkaia y otra con la familia para disfrutar del trineo y de una buena jornada de nieve. En ambos casos me lo pasé genial, por lo que recomiendo a todo el mundo de Bizkaia y alrededores que si quiere disfrutar de la nieve y/o del esquí en un entorno algo más “controlado” y cómodo que las cumbres cercanas de Bizkaia se acerque un día a Lunada.

Bueno, bonito y barato, pero sin grandes pretensiones, esquiadores.

Con la familia

Una vez detallado el parque de Disneyland París en la entrada anterior del blog comentar que de los 5 días que estuvimos en la zona, uno lo dedicamos a ver, muy por encima, la capital francesa.

Creo que es bastante osado decir lo de que nos dedicamos a verla, ya que un día no da para mucho en una capital en la cual hay muchísimo por ver. Continuar leyendo…

Este año la Semana Santa fue distinta a las demás. No por el país de destino, sino por dejar a un lado el camping e ir a disfrutar, esto si, como siempre, con los más pequeños de casa.

Se planteaba un viaje bonito pero a la vez complicado. Aimar tiene ya 7 años y se vale prácticamente por sí solo para todo, pero el pequeño Beñat, con dos años, tiene una vida “más complicada”.

El plan de viaje era de 5 días para visitar el parque de atracciones de Disneyland París junto con una escapada a la capital francesa en uno de esos 5 días. El avión era directo desde Bilbao y los traslados iban incluidos en el paquete  por  lo que todo debía ir “rodado”, aunque tuvimos nuestros problemillas que nos hicieron aprender de que las agencias de viajes no siempre hacen bien su trabajo (ejem, ejem Viajes Ecuador). Continuar leyendo…

Hace tiempo que tenía preparada esta entrada, por lo que aunque haya pasado bastante tiempo desde agosto, he pensado que os gustaría leerla.

 

Después de volver de Formigal y estar una semanita en casa de Relax, volvíamos a coger carretera y este caso nos íbamos al país vecino, a la ya conocida región de la Landas.

Queríamos ir a un sitio conocido ya que era la primera vez que Beñat iba a estar de camping en tienda. El año pasado, con apenas un mes de edad, estuvimos en un camping cercano al que hemos ido este año, pero esa vez estuvimos en Mobil-Home, en dónde las comodidades eran mayores dentro de estar en un camping.

En este caso estuvimos 12 días en los que el tiempo no nos acompañó tanto como quisiéramos, pero nos dio opción de disfrutar en la piscina del camping (como todas las de la zona, muy buena) y del lago que está al lado del camping. Al igual que en Formigal, fuimos con la idea de descansar y lo conseguimos. Sin ningún plan en especial, nos limitamos a volver a visitar el pueblo de Mimizan y su larga playa, además de hacer unas primeras salidas los 4 en bicicleta. Descanso y disfrute de los niños es lo que buscamos y en todo lo que nos dejó Beñat, lo conseguimos. Como digo era una zona más que conocida, por lo que salvando las distancias del idioma, todo fue sobre ruedas.

Los tres en la piscina del camping Aurilandes

El pueblo de Mimizan, el más cercano al camping, está en una zona de las Landas que nos gusta y que casi siempre entra en nuestros planes de vacaciones el visitarla.

Al igual que en la entrada de Formigal, si os interesa más información o detalle de la zona no dudéis en preguntar.

Hasta aquí las dos entradas sobre las vacaciones. El año que viene buscaremos otros destinos.

Camping de Aurilandes

¿Me recomendáis alguno?

Gracias.

Vacaciones 2014: Formigal (I)

26 de septiembre de 2014 — Deja un comentario

Siempre me han encantado los Pirineos. Sus montañas, su clima, su tranquilidad. Creo que si me tuviera que ir a algún sitio tranquilo a vivir sería allí. La vida va un ritmo tranquilo, sosegado, siempre con la vista puesta en la cimas y en el clima.

Peña Foratata

Elegir una semana al año para estar allí para mí es vida. Desde pequeño he disfrutado de esos paisajes y de sus montañas y quiero también mostrarles lo mismo a mis hijos. De momento Beñat es pequeño y tampoco tenemos mucho margen de maniobra en cuanto a excursiones y salidas dentro de esta zona, pero este año ya hemos podido disfrutar del pueblo de Sallent de Gállego y de subir en teleférico a la estación de esquí de Panticosa, con la opción de disfrutar de preciosas vistas y visitar algún Ibón.

Estación de esquí de Panticosa

El tiempo ha acompañado por lo que tampoco nos ha faltado tiempo para ir a la piscina y dar algunos paseos. Buscábamos tranquilidad y la hemos encontrado. Yo también tenía ganas de hacer algo de montaña y he podido quitarme el gusanillo con un par de ascensiones que tenía “fichadas”: La Foratata y el Pico Anayet.

Tampoco quiero hacer que esta entrada sea un detalle de cada excursión o salida que hemos realizado en familia o en solitario, por lo que si alguno quiere conocer más detalles sobre éstas o de la zona (el Valle de Tena) que me lo indique en los comentarios o por mail y le daré recomendaciones e información para visitar la zona. En cualquier caso tengo en mente hacer un par de entradas sobre las excursiones realizadas si saco algo de tiempo, así que estad atentos.