47º Behobia – San Sebastián (y II)

16 de noviembre de 2011 — Deja un comentario

… como digo salimos sobre las 11:30 después de haber esperado un tiempo en la salida. Había mucha mucha gente y como siempre comento, los primeros 3-4 kilómetros los pasas adelantando, intentando encontrar ritmo y viendo las sensaciones que tienes en ese momento. Ese primer cuarto de carrera lo hice bastante bien, sobre los 4:45/km y con buenas sensaciones, aunque con algo de miedo por lo que me pudiera encontrar a partir del kilómetro 7, que es cuando la cosa se pone cuesta arriba (alto de Gaintxurizketa). Una pasada el público que hay en todas las calles de Irún en este primer tramo, mucha gente animando y un buen ambiente dentro de la carrera también. Al ser los primeros kilómetros la gente está fuerte y al final casi todo el mundo va a un ritmo bastante alegre.

Una vez que entras en el tramo de la subida y los posteriores toboganes (del kilómetro 6 al 11) hay que pensar en mantener un ritmo y no fundirse ya que luego, aunque vayas casi siempre cuesta abajo, quedan otros 9 kilómetros hasta la meta. En ese tramo cada uno coge su ritmo y la media te baja hasta que consigues tu ritmo real, en mi caso sobre los 5 el kilómetro. En ese momento iba muy bien de sensaciones, aunque las pulsaciones subieron bastante en ese tramo, más de normal, sobre todo por el calor que hacía y que en carrera siempre se fuerza un poco más que en los entrenos. Eso si, iba bien hidratado ya que me preocupe de beber bien antes de la carrera y en todos los puestos de avituallamiento cogí uno o dos vasos de agua.

Y llegó el siguiente tramo de la carrera (kilómetros 11-16). Es en el que más sufrí creo yo aún siendo el más sencillo (por ser llano). Si bien de pecho (de pulsaciones) iba bien, las rodillas y las piernas me empezaron a pesar bastante, por un parte por pasar de mis habituales 60 minutos / 10Km de entrenamiento y porque la zona del puerto de Pasaia, el asfalto es muy duro y se hace muy pesado correr sobre él. Además el sol seguía pegando con intensidad y no había ni un sitio de sombra. Una larga recta que se hace interminable y con la mente ya puesta en la última subida de la carrera en el Kilómetro 17, el Alto de Miracruz. Como digo es una zona en la que sufrí bastante y en la que, como en muchos sitios se ha dicho, ya había gente parada y teniendo que ser asistida por algunos sanitarios debido al sobreesfuerzo y a algunas deshidrataciones. Eso impone un poco de respeto pero teníamos todavía algo de gasolina en el depósito y nuestro cuerpo se encontraba “bien” como para seguir corriendo.

El Alto de Miracruz es una subida corta pero que después de tantos kilómetros recorridos se hace como un muro. Había mucha gente animando y eso te da fuerzas para seguir adelante, pero a mi cuerpo ya le quedaba poco más que dar. Como he dicho en la entrada anterior iba con mi cuñado y al ir los dos juntos íbamos animándonos el uno al otro así que eso también ayudo a no perder ese ritmo de 5:20 que teníamos más o menos en ese momento. Personalmente puedo decir que este tramo se me hizo mucho más duro que la anterior subida de Gaintxurizketa, si bien este alto es más corto y en teoría menos exigente.

Ahora sólo quedaba ir cuesta abajo otros 2 kilómetros hasta la meta del Kursaal, con mucha gente animando pero ya con las fuerzas muy justas y sólo pensando en ver la línea de meta. Como digo tenía bastante dolor en las rodillas y en la zona de los riñones, debido a, creo yo, al calor y a la hora y pico que llevábamos corriendo sin parar. Al final cruzamos la línea de meta con “la luz de la reserva” pero muy contentos de haber realizado un buen tiempo y sobre todo, haber llegado en un buen estado de salud viendo a toda la gente que atendían los sanitarios con mareos y desmayos. El crono lo paramos en 1:44:32. Un buen tiempo para ser mi primera “Behobia” y viendo la climatología que había. Creo que puedo estar más que satisfecho de la prueba.

En resumen me quedo con el público, la cantidad de corredores y el buen ambiente antes, durante y después de carrera, pero sobre todo, de haber sido capaz de correr una “casi” Media Marathon y estar aquí tan contento contándolo. Era una de las ilusiones que tenía desde hace tiempo. Otra anécdota para contar a lo largo de mi vida.

Mi llegada en la 47º Behobia-SS 2011

¿El año que viene correremos otra vez? El tiempo lo dirá, aunque yo creo que si.

Foto | Atletismo a tope (diariovasco.com)

Egoitz Morán

Artículos

No hay comentarios

Sé el primero en comenzar la conversación.

Deja un comentario

*

Text formatting is available via select HTML.

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>